Síguenos:

¿Secretaria o prostituta? La oferta de empleo más denigrante

Chica joven busca empleo en Internet y se topa con una oferta sexual. Cambie chica joven por Alejandra, Érika o cualquier otro nombre que se le ocurra y tendrá el título de una película que se ceba con las mujeres más vulnerables a diario.

En concreto, a Alejandra le pasa una vez por semana; a veces, dos. Tantas veces se ha sentido ofendida durante su búsqueda de empleo que ha llegado a pensar en dejarlo. Tanto asco le han dado tantos mensajes que desde hace algún tiempo su perfil de Twitter es toda una hemeroteca de infamias laborales. Alejandra tiene 23 años y un Trabajo de Fin de Grado a medias, pero se ofrece para trabajar como periodista y decenas de hombres ven en su oferta una vía libre para hacerle otro tipo de proposiciones. Este martes, una de sus denuncias se ha convertido en tema de conversación en las redes.

El anuncio era normal y corriente: se busca secretaria de dirección. No era de lo suyo, pero no tenía mala pinta, así que ¿por qué no? "Le escribí y les pedí que me contaran las condiciones", relata por teléfono. Se ríe por no llorar al llegar a la respuesta: le pedían su currículum y "fotos recientes de cuerpo entero en las que poder apreciar su apariencia física". Por supuesto, no contestó -"esto no, mira"-, pero la cosa no quedó ahí.

A los dos o tres días, la empresa volvía a insistir por e-mail, con una disculpa inicial y una explicación, pero la misma petición fuera de lugar. "Lamentamos haberte generado desconfianza", arrancaba la misiva, "el nuevo director de operaciones todavía se encuentra en Ámsterdam y antes quiere conocerte, charlar y ver tu cuerpo en una entrevista por Skype para comprobar que cumples con el perfil".

Porque el perfil, claro, no era el de una administrativa al uso, sino que tenía un añadido: "Una secretaria de dirección / personal assistant, muy liberal, versátil y polivalente". El sueldo ofertado, "una alta remuneración" a causa de "las particularidades del puesto", ascendía a los 3.200 euros al mes, "más incentivos según valía e implicación personal con el director". Y por si quedaba alguna duda: "Implica relaciones esporádicas".

"Evidentemente, lo volví a dejar ahí", dice Alejandra, "pero decidí hacerlo público el martes al recibir la última comunicación, que me citaba para la famosa videollamada con el director el mediodía siguiente". Cuando ella llegó a la oferta, ya había unas 400 personas interesadas.

Alejandra está terminando su Grado en Periodismo, y antes de conseguir su título tiene ya una buena materia de estudio. Son muchos los hombres que acceden a su currículum online y aprovechan sus datos para hacerle ofertas, digamos, diferentes. Algunas formales -"¿Cansada de buscar trabajo como camarera, niñera o teleoperadora? Si eres atractiva y rondas entre los 18 y 29 años, mente sin prejuicios, te ofrecemos citas en hoteles con señores de posición"-, otras directamente de particulares aprovechados -"He visto que estás buscando trabajo. Yo te puedo ayudar y cubrir tus necesidades si me ayudas a relajarme un par de veces por semana. Tendrás dinero para tus cosas"-.

Hay días en que no contesta. Otros se enfada tanto que se enfrenta al "asqueroso". Son tantos que ha podido trazar incluso varios perfiles: están los que insisten, los que responden al rechazo bloqueando y, finalmente, los indignados. "Una vez que nos llegó un mail conjunto a otro chico y a mí, y él flipó tanto que respondió al remitente y lo llamó sinvergüenza. Pues bien, nos amenazó a los dos con denunciarnos por injurias y calumnias, decía que lo suyo era sólo una proposición, y que podíamos aceptarla o no", cuenta Alejandra.

Y hablando de denunciar, también es experta Alejandra en pasarse por la comisaría con sus pantallazos. No descarta denunciar a la última empresa, la de la secretaria "liberal", para que ninguna chica se vea en su misma situación. "La Policía se ha portado muy bien, les di todos los teléfonos de los mensajes de particulares, porque casi todos son particulares, y los han investigado. Incluso me llamaban cada cierto tiempo para preguntarme si había vuelto a suceder", relata, y sentencia: "Es insoportable recibir mensajes así todas las semanas. Es que ven a una chica joven y tiran como cabras".

De ofertas trampa también sabe mucho Érika García. La oferta era de "recepcionista en una clínica de fisioterapia", y Érika había trabajado durante tiempo cara al público, así que contactó con el anunciante para preguntar las condiciones. La primera, en la frente: ¿Edad? Y de ahí, al surrealismo más absoluto.

"En secreto tiene un pequeño componente erótico", afirmaba el anunciante, "pero el sueldo compensa". "Decidí seguirle el rollo para ver hasta dónde llegaba", recuerda Érika, y la cosa subió de tono.

-Daríamos juntas en secreto cuatro masajes eróticos al mes".

-¿Juntas tú y yo? ¿Y los masajes eróticos implican sexo?

-Sexo no. Todo lo demás, sí.

El sueldo, efectivamente, había ascendido en una decena de mensajes de los 1.500 euros al mes del anuncio a los 3.800 si aceptaba el "componente secreto". "No sé si era una oferta para captar a mujeres que dieran masajes eróticos, efectivamente, o simplemente un pajillero que quería ver fotos de las pobres incautas que cayeran en la trampa", reflexiona. El problema de tener el currículum online es, precisamente, que cualquiera puede acceder a nuestros datos.

Érika denunció el perfil y avisó a Job&Talent para que retiraran la oferta. "Me parece increíble que una aplicación con cierto nombre no verifique si las ofertas son reales", lamenta. La respuesta de los tuiteros ("los hombres", recalca) cuando publicó los pantallazos de la conversación tampoco fueron de gran ayuda: "Pues parece que estabas muy intresada en la ofertas, ¿lo sabe tu novio?".

A la Policía no acudió porque, dice, "esto pasa todos los días en Wallapop". "Me han llegado a ofrecer dinero por lamerme los pies cuando vendía zapatos", cuenta, "y lo mismo le pasó a un amigo que vendía unas zapatillas de deporte". Por Instagram le han llegado a ofrecer dinero por su ropa interior usada y trabajo en la productora porno Brazzers. Pero la anécdota más loca no le sucedió a ella, sino a una amiga. Se ofrecía en Wallapop como esteticienne para hacer limpiezas faciales y un hombre solicitó que le fregara la cara con una fregona. "Buscaba una ama sado, pero ése no era el sitio".

Publicado por: Alex el viernes 20 de abril de 2018



Comentarios Facebook
Síguenos:


Tal vez te interese:

Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional
Ofertas Empleo Sucurriculum.com RSS Empleo Local
ofreces empleo
Síguenos en Twitter


Síguenos en Google+


Síguenos en Linkedin


En Facebook


Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL | CONTACTO | Diseño y Programación Web

Alertas de Empleo

Alertas de Empleo Personalizadas:
Recomendamos NO usar mail de HOTMAIL o YAHOO

De donde te interesan las ofertas:

Palabras que definan su perfil separadas por comas

Fecha Nacimiento


Afirmo que he leído la información legal y protección de datos del sitio web
¿Quiere recibir alertas en su messeger?

cerrar
No olvides Compartir: