Síguenos:

Las horas extras ponen en pie de guerra a las empresas

El inicio de la recuperación de la creación de empleo en España ha llevado aparejada una nueva burbuja. La de las horas extras, especialmente en los contratos que no llegan a jornada completa. El empleo a tiempo parcial ha pasado de representar unas cifras muy bajas, que motivaron una reforma que flexibilizó la modalidad, a registrar una eclosión que ha llevado a que uno de cada tres contratos nuevos sean a media jornada.

El éxito de los contratos a tiempo parcial y la existencia de un alto número de horas extras no retribuidas (53% del total) ha llamado la atención de los sindicatos, que llevan meses denunciando fraudes con prolongaciones de jornada; a la justicia, que ha fijado una nueva jurisprudencia más dura; y, finalmente, a la Inspección de Trabajo, que ha movido ficha y ha enviado a sus efectivos a llevar a cabo una redada en las empresas. A pesar de que se había anunciado la puesta en marcha de esta razia, la llegada de los inspectores ha pillado por sorpresa a muchas compañías, que se han rebelado contra unas exigencias que consideran inviables de cumplir en las pymes.

El peso de los contratos a tiempo parcial en las nuevas contrataciones ha pasado de un 21% en el 2007 a un 34% en el acumulado de enero a junio de este año, según la estadística del Ministerio de Empleo. La invasión de las medias jornadas alcanza dos de cada tres contratos nuevos (66%) en el caso de la modalidad eventual por circunstancias de la producción, una de las preferidas por las empresas junto con el contrato de obra y servicio.

El cerco a la prolongación de la jornada laboral, especialmente en los contratos a tiempo parcial, se inicio a final del 2013 con un cambio normativo que obligaba a las empresas a contabilizar las horas de trabajo. Sin embargo, esa obligación había quedado limitada a algunos casos y no existía una instrucción especial por parte de la inspección. Pero la situación ha cambiado con varias sentencias de la Audiencia Nacional que endurecen las exigencias sobre el control de jornadas para las empresas. El tribunal considera que las empresas están obligadas a llevar a cabo un registro diario de las horas de trabajo con sistemas de control instalados en sus dependencias.

Las sanciones por incumplir estas exigencias pueden oscilar entre los 626 euros y los 6.250 euros, así como una liquidación de cotizaciones sociales por el tiempo no declarado. Las visitas se centran en los sectores de la banca, seguros, sanidad, comercio, reparación de vehículos, industria manufacturera y servicios sociales.

Publicado por: Alex el martes 16 de agosto de 2016



Comentarios Facebook
Síguenos:



Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional
Ofertas Empleo Sucurriculum.com RSS Empleo Local
ofreces empleo
Síguenos en Twitter


Síguenos en Google+


Síguenos en Linkedin


En Facebook


Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL | CONTACTO | EmergencyID

Alertas de Empleo

Alertas de Empleo Personalizadas:

De donde te interesan las ofertas:

Palabras que definan su perfil separadas por comas

Fecha Nacimiento


Afirmo que he leído la información legal y protección de datos del sitio web
cerrar
No olvides Compartir: