Síguenos:

Francisco Ayala destituido por acoso sexual

Me han despedido por mis modales de caballero.

Han pedido expresamente que se haga público su nombre. Kathleen Treseder, Jessica Pratt, Benedicte Shipley, y Michelle Herrera son las cuatro mujeres que han denunciado por acoso sexual al científico español Francisco J. Ayala, de 84 años.

Las cuatro trabajan, dan clases o estudian en la Universidad de California Irvine (UCI), en la que el biólogo evolutivo es toda una institución. En realidad, Ayala goza de un gran prestigio en todo EEUU, donde, además de recibir numerosos premios y ser un mecenas científico, fue asesor científico del presidente Bill Clinton y presidió la Asociación de EEUU para el Avance de la Ciencia, que edita Science, la biblia de las revistas científicas.

Pero tras llevar a cabo una investigación interna para constatar la veracidad de las denuncias de estas cuatro mujeres, la universidad californiana ha anunciado que Ayala abandonará todos los cargos que ocupa en esta institución y dejará de participar en futuras actividades universitarias. Su nombre será retirado de la Facultad de Ciencias Biológicas, que se denominaba así en su honor, y de la Biblioteca Central de Ciencias.

La universidad ha precisado que durante la investigación, que se llevó a cabo entre noviembre de 2017 y el pasado mes de mayo, fueron entrevistados más de 60 testigos, además de las denunciantes, algunas de ellas en puestos de responsabilidad. Así, Benedicte Shipley es vicedecana; Kathleen Treseder es profesora y jefa del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva; Jessica Pratt es profesora asistente y Michelle Herrera es estudiante graduada.

"Agradezco y elogio a nuestras colegas por informar sobre esta mala conducta", ha manifestado el rector de la UCI, Howard Gillman, que ha destacado la valentía de estas cuatro mujeres y les ha pedido perdón «por haber sufrido un comportamiento inadecuado por parte de un miembro de nuestra facultad".

El científico cesado, según informa EFE, asegura que nunca fue su intención incomodar a sus compañeras: "Lamento profundamente que lo que siempre he creído como buenos modales de un caballero europeo -saludar a las compañeras mujeres de manera cálida, con un beso en ambas mejillas o hacerles cumplidos sobre su belleza- haya hecho (sentirse) incómodas a colegas que respeto".

En un comunicado, Ayala afirma que que no desea colocar a estas mujeres, a su propia familia y a la universidad en medio de un "largo proceso de investigación adicional, audiencias, apelaciones y demandas".

Ayala nació en Madrid y aunque en los años 70 consiguió la nacionalidad estadounidense, ha seguido conservando el pasaporte español. Pese a su avanzada edad, el investigador, autor de un millar de artículos y más de 40 libros, no pensaba en retirarse: "En EEUU no hay obligación de jubilarse", señalaba a este diario en 2015.

Estudió Filosofía, Teología y Física en la Universidad de Salamanca y en 1961 se marchó a EEUU, donde reside en la actualidad, para doctorarse en Columbia. Tras pasar por diversas universidades llegó a California Irvine. A lo largo de su carrera, ha investigado en numerosas áreas relacionadas con la genética o la transmisión de enfermedades como el mal de Chagas o la malaria.

Este diario intentó sin éxito contactar en la tarde del viernes con Francisco Ayala, que según explicó su asistente, estaba de viaje en República Checa. Sí quiso ofrecer su opinión el investigador Camilo José Cela Conde, estrecho colaborador de Ayala, con él que ha escrito conjuntamente cinco libros sobre evolución humana: "Es uno de los científicos más importantes que existen. También es una persona de 84 años, educada en un mundo en el que decirle a una mujer que es guapa y elegante es un cumplido, y besar en las mejillas es el saludo habitual. Por hacer eso y sólo eso, le expulsan de la universidad de California al considerarle acosador sexual", ha asegurado el profesor emérito de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) e investigador del departamento de Francisco Ayala en la UCI.

Asimismo, Cela Conde denuncia que "el comité que le ha condenado" no llamó a declarar a las personas a las que Ayala presentó como testigos. "Ojalá la Universidad de California hubiese aceptado el testimonio de mujeres como Elizabeth Loftus, especialista en lo que son esta clase de manipulaciones. El comité que ha condenado a Ayala se negó a oírla. Y con eso está ya dicho todo", argumenta. "Desde que es un chollo subirse al carro del Me Too, estaba cantado que más pronto que tarde habría de suceder algo así".

Publicado por: Alex el lunes 02 de julio de 2018



Comentarios Facebook
Síguenos:



Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional
Ofertas Empleo Sucurriculum.com RSS Empleo Local
ofreces empleo
Síguenos en Twitter


Síguenos en Google+


Síguenos en Linkedin


En Facebook


Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL | CONTACTO | Diseño y Programación Web

Alertas de Empleo

Alertas de Empleo Personalizadas:
Recomendamos NO usar mail de HOTMAIL o YAHOO

De donde te interesan las ofertas:

Palabras que definan su perfil separadas por comas

Fecha Nacimiento


Afirmo que he leído la información legal y protección de datos del sitio web
¿Quiere recibir alertas en su messeger?

cerrar
No olvides Compartir: