Síguenos:

CÓMO PREPARAR UNA OPOSICIÓN

¿Qué oposición elegir? ¿cómo prepararla? ¿qué debes tener en cuenta? ¿academia, preparador particular, por tu cuenta?. Todo lo que necesitas saber.

En este post queremos ayudarte a resolver o aclarar algunas de las dudas que surgen a quienes están pensando en estudiar una oposición.

Cómo es lógico, es fundamental tener claro a qué oposición presentarte, asegurarte de que es la adecuada para tí. Debes contar con toda la información necesaria, lo más completa y actualizada posible. Para ello, visita la web del BOE (Boletín Oficial del Estado) y otras páginas oficiales. Además, es muy importante que escojas la más apropiada en función de tu nivel de estudios, tu especialidad o experiencia laboral. Considera si después tienes la opción de acceder a un grupo superior por promoción interna. También, debe ser algo que te guste o en lo que seas bueno, pues es un trabajo que generalmente desempeñarás durante el resto de tu vida laboral.

Recapacita sobre tu situación personal, es decir, ¿cuánto tiempo vas a tener para la preparación del examen?, pues no es lo mismo poder dedicarse por completo a ello, que tener que compatibilizar tu estudio con un trabajo o conciliarlo con responsabilidades familiares. No olvides que las oposiciones más importantes necesitan mucha dedicación, muchas horas al día frente al temario, y en el caso de opositar para los grupos A1 y A2, puedes necesitar entre 2 y 3 años para prepararte. Sin embargo, la motivación nunca hay que perderla y trabajar y estudiar para aprobar una oposición a la vez, es algo que puede lograrse.

Ten en cuenta también la frecuencia de las convocatorias de la oposición que vas a preparar (algunas salen periódicamente mientras otras sólo lo hacen de manera esporádica), además del posible salario en caso de aprobar, pues piensa que es muy probable que tu primer destino sea en lugar distinto al que resides y debe compensarte. Aunque la retribución económica no tiene que ser tu única motivación.

Otra cuestión a destacar, son las grandes convocatorias de plazas, no significa que por haber un mayor número de plazas va a ser más sencillo aprobar, sino más bien todo lo contrario, habrá más competencia, más personas luchando por conseguir esos puestos. Se puede llegar a alcanzar los 5.000 aspirantes por cada plaza convocada. Por eso, valora la relación entre plazas y aspirantes. Es más probable aprobar una oposición de 20 plazas en la que se presentan 4 personas por plaza que que otra en la que se convoquen 200 plazas y existe una plaza para cada 4.000 opositores.

Desde nuestra sección de Oposiciones, puedes encontrar aquellas ofertas y convocatorias más relevantes que pueden ser de tu interés. Además, ya se conocen las plazas que hay aprobadas para el año 2.016 (aquí puedes ver la información).

Una vez hemos elegido la oposición que mejor se adapte a nuestro perfil, necesidades y expectativas, una de las primeras cuestiones que se nos plantean cuando decidimos llevar a cabo la preparación de una oposición es la siguiente: ¿me apunto a una academia, escojo la opción de un preparador particular o lo realizo por mi cuenta?. Todas tienen sus ventajas y desventajas. Veamoslas una a una.

Empecemos con las ACADEMIAS. ¿Qué debemos tener claro antes de apuntarnos?, ¿qué tipos de academias hay?, ¿qué deben ofrecernos?, ¿en qué aspectos debemos fijarnos?.

Existen academias de oposiciones generales, que son aquellas que preparan para oposiciones de diferentes cuerpos o administraciones públicas. También están las especializadas en un tipo de oposición, es decir, aquellas que preparan exclusivamente para sanidad, policía, educación, justicia, etc. o las que preparan en función de la administración, es decir, a nivel provincial, autonómico o estatal. Hay centros que sólo aceptan alumnos que pertenezcan a una determinada provincia o comunidad autónoma y además ya existen academias 100% on-line y otras muchas que complementan la formación presencial del alumno con formación a través de Internet.

Al margen de los tipos de academias que existen, uno de los aspectos fundamentales a considerar antes de escoger academia son los temarios. Es algo básico para tener éxito. Un buen temario debe estar actualizado y bien organizado, y aunque la mejor opción siempre será que tú completes y diseñes tus propios temas, el centro debe proporcionarte un buen material que te sirva como base, pues esto te ayudará a ahorrar tiempo. Por eso, revisa los temarios de varias academias y plantéate cuál es el que mejor se adapta a lo que necesitas.

Infórmate detalladamente sobre el método de trabajo que emplean tanto en la preparación a nivel teórico como práctico. Para ello puedes preguntar, no sólo a los propios preparadores, sino a otros alumnos que hayan asistido a ese centro o que estén actualmente matriculados en él. Además podrías preguntar si te dejan asistir a una clase para comprobarlo personalmente. Es muy importante que todas tus dudas queden resueltas.

En cuanto al profesorado, es interesante que conozcas si quienes te van a formar también han pasado por lo que tu vas a pasar, es decir, si los preparadores del centro trabajan en la administración pública y por tanto han vivido lo que vas a vivir. Si es así, entenderán mejor tu situación, tus necesidades, pues saben lo que se siente y te ayudarán no sólo a nivel de temario y clases, sino con apoyo psicológico, motivándote para que no pierdas las ganas en los momentos complicados, que los hay.

Consulta la web de diferentes academias para saber, entre otras cosas, si la formación presencial puede complementarse con formación online o cuáles son los medios para contactar con ellos. Una página web puede decir mucho de la imagen de un centro.

Investiga en foros para conocer la opinión de personas que hayan asistido a un academia concreta (las opiniones pueden ser muy diferentes en función de la experiencia de cada alumno).

Si por tu situación personal (falta de tiempo, incompatibilidad de horarios, trabajo, responsabilidades familiares,...) consideras que la mejor opción para tí puede ser una academia online, su página web va a ser fundamental. Es básico que además de un temario, te proporcionen muchos test y casos prácticos que ayuden en tu preparación y conocer la manera de estar en contacto con tu tutor, ya sea a través del correo electrónico, chat, videoconferencia, teléfono de dudas, etc. Normalmente, aunque se trata de un tipo de formación más fría, quienes eligen la educación a distancia lo hacen, por lo general, porque pueden escoger el horario de estudio, el lugar, compatibilizarlo con un empleo y evitan perder tiempo y dinero en desplazarse hasta la academia. La elección de una preparación no presencial también depende del tipo de oposición al que nos vayamos a presentar.

La realización de gran cantidad de exámenes, es lógicamente algo necesario para quienes quieren opositar. Por ello, ten en cuenta cuántas pruebas realiza la academia, pues cuanto más test hagas, más acostumbrado estarás al formato de la prueba y al tipo de preguntas.

Además, otros aspectos que debes valorar son: los años de experiencia de un centro en preparación de oposiciones, su porcentaje de aprobados, que las clases sean de grupos lo más reducidos posibles, los horarios, el precio (no suelen ser baratas).

Por último, recuerda que tú eres quien debes escoger, tómate tu tiempo para decidir y no te preocupes si se acaba el plazo de matrícula, pues habrá otro.

En cuanto a las ventajas que puede tener una academia presencial, te ayudará a llevar un ritmo constante, planificado y dirigido en tu preparación, especialmente sino eres una persona demasiado organizada (sin motivación y constancia no lograremos aprobar y conseguir plaza). También resultará beneficioso para tí poder estar en continuo contacto con personas que están estudiando lo mismo que tú y pueden ayudarte, y viceversa, con alguna duda o intercambiar información. Además, el precio de una academia suele ser menor que el de un preparador individual.

En lo relativo a los inconvenientes, la atención no es tan individualizada, y debes evitar aquellas academias con grupos demasiado numerosos, además tienes que adaptar tu rutina diaria a los horarios de las clases.

Una academia puede ser una buena opción si ya te has presentado alguna vez a una oposición pero quieres actualizar tu temario, o sino dispones del dinero suficiente para disponer de un preparador.

Otra de las opciones que tienes para preparar una oposición es la del PREPARADOR particular. Un buen preparador debe ofrecerte un temario actualizado, estar informado de las últimas convocatorias, saber resolver tus dudas, orientarte, poder estar en contacto cuando lo necesites, estar bien preparado, pues tiene que plantearte casos prácticos y evaluar tus temas orales, entre otras funciones, con espíritu crítico. Lo que no engaña es el número de alumnos que hayan aprobado con su preparación. También es beneficioso haya pasado por la misma situación que tú vas pasar, pues ya ha experimentado lo que esto supone y puede ser un gran apoyo si te surgen momentos díficiles en los que piensas en tirar la toalla.

Recuerda que a la hora de elegir un preparador u otro, es recomendable informarte sobre él, es decir, saber si ya está preparando a varios opositores, eso indica que es bueno en ello, pero piensa que si tiene demasiados alumnos quizás no puede dedicar tanto tiempo a cada uno de ellos y es posible que tenga menos tiempo para preparar tu material.

La relación con tu preparador debe ser buena, que exista cierta afinidad entre ambos, pues vais a pasar tiempo juntos y es importante que estéis cómodos el uno con el otro y que te transmita confianza.

Es recomendable escoger un preparador de oposiciones particular fundamentalmente si quieres una preparación más individualizada, si es la primera vez que te vas a enfrentar a unas oposiciones o acabas de terminar tus estudios y estás bastante perdido (pues esa persona te guiará por este duro camino), si has estado trabajando durante algunos años y llevas bastante tiempo sin estudiar, si estás trabajando por turnos, por ejemplo, y no todas las semanas tienes el mismo horario. Por ello, actualmente hay preparadores que ofrecen horarios muy flexibles y a veces es suficiente con tener una clase presencial una vez a la semana donde hacer test, exámenes, casos prácticos o exponer los temas orales y realizar las correciones oportunas. Al igual que sucede con las academias, también existen preparadores online, por si tu situación o tu lugar de residencia no te permiten una clase presencial.

Debes saber que si las academias tienes altos precios, los preparadores generalmente aún más, pero es una opción bastante apropiada pues entre el 70% y el 75% de los opositores con preparador, aprueban, y parecen ser muy efectivos en el caso de las oposiciones del ámbito jurídico.

Por último, tienes la posibilidad de prepararte POR CUENTA PROPIA. Se puede sacar una oposición preparándose uno mismo. Es una opción, si económicamente no puedes permitirte ni una academia, ni un preparador o si vives en el extranjero y es más que probable que no haya ni centros ni preparadores para oposiciones de nuestro país. También puedes elegir la preparación en solitario, cuando has asistido con anterioridad a una academia o has tenido preparador, y ya dipones por tanto de un buen temario base sobre el cual comenzar a estudiar o preparar tus propios apuntes. La planificación y la orientación debes hacerla tú mismo.

En caso de no haber contado nunca con preparador ni academia, prepararte solo puede ser bastante duro, más complicado y requerir un esfuerzo extra que si trabajas junto a otras personas, ya sean profesores, preparadores u otros opositores, pero cada uno se conoce a sí mismo, sabe cuales son sus circunstancias, su capacidad y su nivel de compromiso real. En todos los casos, pero quizás más aún si va a prepararte en solitario, deberás crearte un plan de trabajo y ser riguroso y estricto en su cumplimiento si quieres que esto llegue a buen puerto.

Si la oposición a la cual has decidido presentarte tiene un temario no muy extenso y no presenta pruebas prácticas, puede que la preparación por libre sea una opción real. Es aconsejable que tengas como referencia exámenes de años anteriores y visites foros de internet para aclarar tus dudas, intercambiar opiniones, recibir los consejos o el apoyo que necesitas.

En cuanto a las ventajas, prepararte por cuenta propia es la opción más económica pero tienes el inconveniente de que pierdes esa orientación (preguntas o temas que más aparecen en los exámenes, por ejemplo), motivación y apoyo que te da un preparador o una academia.

Una vez hemos visto todas las opciones, ahora te toca a tí escoger tanto la oposición a la cual presentarte como la manera de hacerlo (academia, preparador o por libre). No olvides que la constancia, la motivación, la disciplina y el esfuerzo, son pilares fundamentales para llevar a cabo esta tarea.

Si necesitas más información de como preparar una oposición puedes rellanar el siguiente formulario, y agentes especializados en formación te podrán todo tipo de detalles:

RECIBE MÁS INFORMACIÓN:



Seleccionar esta opción significa que aceptas la política de privacidad y las condiciones de uso

COMPARTE este post con todos tus conocidos que estén pensando en prepararse una oposición ¡Mucho ánimo y suerte en este camino!

Publicado por: Rosa el lunes 14 de marzo de 2016



Comentarios Facebook
Síguenos:



Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional
Ofertas Empleo Sucurriculum.com RSS Empleo Local
ofreces empleo
Síguenos en Twitter


Síguenos en Google+


Síguenos en Linkedin


En Facebook


Nuevo servicio de alertas EMPLEO, adaptadas a tu perfil profesional

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL | CONTACTO | EmergencyID

Alertas de Empleo

Alertas de Empleo Personalizadas:

Recomendamos NO usar mail de yahoo o hotmail
De donde te interesan las ofertas:

Palabras que definan su perfil separadas por comas

Fecha Nacimiento


Afirmo que he leído la información legal y protección de datos del sitio web
cerrar
No olvides Compartir: