Síguenos:

Cinco años de la reforma laboral: más empleo, peor calidad

Se cumplen cinco años que el Gobierno aprobó la reforma laboral. Ha sido el cambio más profundo que se ha hecho en el Estatuto de los Trabajadores desde que vio la luz en 1980, y no han sido pocos.

Trazada en plena recesión, la reforma laboral decía tener por objetivo principal cambiar la flexibilidad externa en las empresas por la flexibilidad interna. Traducción: menos destrucción de empleo cuando llegan las crisis y más reducciones de sueldos y salarios. “Va en la misma dirección que la de 2010, pero es mucho más intensa”, apunta Miguel Ángel Malo, profesor de Economía de la Universidad de Salamanca.

Pero tenía otro objetivo menos explícito: la devaluación salarial. Buscaba que España recuperara parte de la competitividad perdida durante la época de la burbuja a base de reducir sueldos, a diferencia de otras crisis, ya que no se podía recurrir a la devaluación monetaria. Y este objetivo se consiguió: la reducción de sueldos, que venía produciéndose desde antes, se acentuó. En 2011, la encuesta de estructura salarial del INE arrojaba un salario medio de 25.999,87 euros anuales; en 2015, la remuneración era casi 800 euros menos, después de haber tocado fondo justo un año antes.

Esta devaluación salarial llegó por varios caminos. Uno fue la reducción de sueldos de aquellos que perdieron su trabajo y fueron contratados posteriormente. Pero la vía que está directamente ligada a la reforma es la que afectó al juego de equilibrios entre empresarios/patronales y trabajadores/sindicatos en las relaciones laborales. La jerarquía de los convenios de empresas sobre el resto, los cambios unilaterales en las condiciones laborales o la limitación a un año de la vigencia de los convenios una vez han caducado fueron elementos que dieron más peso a la parte empresarial.

Todos estos cambios combinados acentuaron la reducción de sueldos, explica José Ignacio Pérez Infante, economista especializado en el mercado laboral y estudioso de la negociación colectiva.

La reforma laboral redujo los costes laborales y eso provocó que cuando llegó la recuperación económica se creara empleo antes que en la salida de otras crisis. En los noventa fue necesario un año entero de crecimiento y superar el umbral del 2% para ver aumentos de puestos de trabajo en los saldos anuales. En 2014 apenas hizo falta un trimestre y un alza del PIB del 1%. Desde entonces, España ha encadenado más de dos años en los que el saldo anual supera de largo subidas de 400.000 puestos de trabajo. Prácticamente todo el crecimiento económico de los últimos años se ha convertido en empleo.

Así a finales de 2016 había 18,5 millones de ocupados, 350.000 más que en el mismo trimestre de 2011, justo el anterior a la aprobación de la reforma. También hay más asalariados, el colectivo al que se dirigía la reforma: casi 15,4 millones, 250.000 más.

Pero este crecimiento tiene una cara b. El trabajo que se está creando es precario y poco productivo. “Cuando alguien se vanagloria de que con poco crecimiento del PIB se crea empleo, en realidad está celebrando que la productividad aumente poco”, escribe Juan Francisco Jimeno, economista del Banco de España, en su libro Crecimiento y empleo, editado por RBA a finales de 2016. “Que se cree empleo con poco crecimiento no es una virtud del mercado de trabajo español, sino más bien, un síntoma de sus peores males”, ahonda Jimeno en otro capítulo. Uno de esos “peores males” es la temporalidad.
La reforma laboral cumple cinco años: más empleo, pero de peor calidad pulsa en la foto

Uno de los puntos para reducir los costes del despido fueron los cambios en las regulaciones de empleo y los despidos objetivos. Esto disparó al comienzo de la crisis los pleitos en los tribunales, que en muchos casos fallaron en favor de los trabajadores, lo que ha supuesto muchas críticas de economistas y juristas que defienden que desde los tribunales se ha vaciado de contenido la reforma. No piensa así Jesús Cruz Villalón, profesor de Derecho Laboral, quien cree lo sucedido en los primeros años tenía que ver con la falta de doctrina jurídica ante la nueva regulación y que una vez el Tribunal Supremo ha clarificado ha bajado la litigiosidad, algo que también liga a la recuperación laboral y el descenso de regulaciones de empleo.

Publicado por: Alex el jueves 16 de febrero de 2017



Comentarios Facebook
Síguenos:


Tal vez te interese:

Justicia 2017
Ofertas Empleo Sucurriculum.com RSS Empleo Local
ofreces empleo
Síguenos en Twitter


Síguenos en Google+


Síguenos en Linkedin


En Facebook


8500 Docentes 2017

POLÍTICA COOKIES | PROTECCIÓN DE DATOS | AVISO LEGAL | CONTACTO

Alertas de Empleo

Alertas de Empleo Personalizadas:

De donde te interesan las ofertas:

Palabras que definan su perfil separadas por comas

Fecha Nacimiento


Afirmo que he leído la información legal y protección de datos del sitio web
cerrar
No olvides Compartir: